Emilia Martín

DSC07861No temas envejecer. Teme quedarte quieto.

Textos

Siesta de colores

Siesta de colores, de Emilia Martín

kaleidoscope-2186166_640

Era la hora de la siesta, las persianas bajadas dejaban entrar poca luz y los sonidos de la calle llegaban amortiguados.

Sus padres dormían en la habitación de al lado. Lo habían acostado a la fuerza para que los dejara descansar. Cerró los ojos y se quedó quieto hasta que su madre, confiada, se marchó del dormitorio.

Jugaba con el caleidoscopio que su hermano había dejado en el suelo. Giraba rápido el juguete colocado en su ojo, se veían flores azules y rojas que se componían y descomponían. Probaba distintas velocidades con su muñeca para disfrutar los cambios cromáticos.

Observó la habitación, con la fortuna de descubrir en la pared cercana a las persianas regueros de luz que interrumpían las sombras.

Enfocó hacia allí su juguete. Las flores azules y rojas, las mariposas; todas estaban atravesadas ahora por trocitos de luz horizontal. ¡Qué divertido era ese juego!

Sin hacer ruido buscó debajo de la cama una caja roja, llena de pequeños y variados juguetes. Rebuscó en su interior y encontró un tesoro de distintos tamaños y colores que estaba dentro de un vaso cerrado: botones. Había uno rojo grande, uno negro liso, uno dorado del traje de comunión, y otros más pequeños y menos interesantes.

Pensó cómo ampliar el juego silencioso. Colocó el botón dorado en el visor del caleidoscopio, sujetándolo con un dedo. ¡Era el sol! Con la otra mano eligió el botón rojo y lo pegó a uno negro, los unió a la escena. Ahora el jardín tenía una mariquita que buscaba su hueco entre las flores.

Los botones se escurrieron de las manos de Javier y cayeron a la cama. Entonces decidió colocarlos unos encima de otros, uno grande, uno pequeño, para que fueran coches.

La sábana se convirtió en una carretera por donde avanzaban distintos vehículos: rojo grande con blanco encima, marrón chocolate con uno plateado indefinido, negro con gris claro…

Recorrieron toda la pista y quedaron aparcados debajo de la almohada o detrás de una de las manos del rey del juego.

Cansado, nuestro niño cerró los ojos y vio colores que le recordaron primero a los botones, después a las flores y animales celestes que recorrían el jardín del sueño.

Todo se unió y se separó a la vez en su ensoñación, que le hizo sentir momentos plenos de colores mágicos que avanzaban y retrocedían. Sonaba una canción que tarareaba el cangrejo gigante que apareció al fondo.

Una voz lo rompió todo: “¡Ya es hora de levantarse! ¡Arriba, a jugar!”.

Radio teatro: Don Juan o la redención tiene nombre de préstamo

Este verano colaboramos con Onda Azul Málaga en una serie de entregas de radio teatro y relatos radiofónicos. Aquí tenéis la primera entrega, “Don Juan o la redención tiene nombre de préstamo”, una divertida versión del Tenorio al más puro estilo malaguita.

La obra escrita por Marga Dorao y Amor de Pablo, fue leída y dramatizada por Santos Moreno (Juanqui), Laura Cerezo (Comendadora) y Amor de Pablo (narración), la grabación corrió a cargo de Celia Bermejo. En el siguiente enlace la podéis escuchar:

Ir a descargar

Fanzines creados por los alumnos del Taller de Motivación: Dani Otero, Emilia Martín y Wanda Olmo

El mes pasado estuvimos creando fanzines. Se les proporcionó a los alumnos material de inicio para su confección: un cuadernillo con las hojas en blanco y dos tarjetas con imágenes diferentes, pero relacionadas entre sí, en cuanto al tema que representaban.

A partir de ahí cada uno dejó volar su imaginación; religión, política y feminismo son los contenidos en los cuales han desarrollado sus trabajos. Aquí están los felices y sorprendentes resultados ¿Qué os parecen?

Wood green, de Elisabeth Luque

Paseo confuso y algo perdido. Miro mis zapatos mientras tanto. El lugar es nuevo, estoy asustado. Observo los pies de los otros, no levanto la cabeza, no quiero que lo noten. De reojo veo las casas, son todas iguales, me pregunto cómo harán para no confundirse. Las calles son anchas, la gente va deprisa y todos parecen seguros de su destino. Ya habrán notado que no soy de aquí; aunque nadie parece de aquí. Dónde vivo enseguida se sabe cuando alguien es nuevo; no saluda, ni mira a los ojos y nosotros observamos con cierto aire de predominio. En realidad, intentamos aparentar confianza, porque a todo el mundo le asusta lo nuevo, esté en un lado o en otro, y sí, también nos dan miedo los desconocidos.

Saco mi móvil del bolsillo en un intento de parecerme a ellos. “Wood Green”, señala Google maps. Ya sé cómo se llama el lugar y me da cierta tranquilidad, aunque no haya cambiado nada y siga aquí, solo en medio de la noche. La afición del ser humano por etiquetarlo todo: siempre es el miedo a lo desconocido.

Lee el resto de esta entrada

Actividad en La Noche en Blanco / Lectura de microrrelatos eróticos en El Ateneo y en Onda Azul radio

El pasado sábado 20 de mayo, dentro de las actividades de La Noche en Blanco y en sintonía con la exposición que con motivo de la presentación del libro Pequeña enciclopedia de suspiros tiene lugar en El Ateneo de Málaga, los integrantes de los talleres de escritura de Mitad Doble vivieron una noche muy especial, con un doble recital, primero en la sala de actos de El Ateneo de Málaga y más tarde en las ondas radiofónicas de la mano de la locutora Celia Bermejo.

Las alumnas y alumnos leyeron un microrrelato erótico de su invención, poniendo una nota sugerente en la temática que se ha elegido este año para La Noche en Blanco, los sueños.

Muchas gracias a Cristina, Dani, Virginia, Pilar, Amor, Magdalena, José Luis, Rocío, Elisabeth, Lourdes, Laura, Mº Jesús y Romualdo por compartir sus textos con la audiencia de El Ateneo y Onda Azul Radio.

Fue una noche mágica, de la que queda el documento sonoro de la intervención de los miembros del taller en el programa especial de Onda Azul Radio con motivo de la Noche en Blanco 2017. Si pincháis en la imagen podéis escuchar el audio, a partir del minuto 42 nos puedes escuchar:

Greguerías

La estudiante en prácticas del Máster Oficial en Gestión del patrimonio literario y lingüístico español de la Universidad de Málaga, Rocío García Boatella, dio una clase magistral en nuestro taller de escritura sobre las greguerías de Ramón Gómez de la Serna. Rocío hizo una espléndida exposición y acercó a las alumnas y alumnos del taller esta original forma de creación literaria, ahondando en su aspecto teórico y trasfondo histórico, completado con divertidas propuestas de creación de greguerías.

 

Taller de escritura teatral y puesta en escena

Taller de escritura teatral y puesta en escena

Descripción
Conoceremos las técnicas necesarias para escribir teatro, asimismo leeremos autores/as clásicos y contemporáneos de escritura dramática, para trasladar sus aportes a nuestros aprendizajes. Nuestro objetivo principal será escribir una o varias obras de teatro completas, conectando el texto con la escena (a través de dinámicas grupales para trabajar el ámbito interpretativo).

Aspectos teóricos
Durante el transcurso del taller, analizaremos y practicaremos los tres procesos de la escritura dramática:

Proceso imaginativo:

  • Los procesos del escritor.
  • Creatividad.
  • Realidad y ficción.
  • Selección de ideas.
  • Originalidad.

Proceso técnico:

  • Trama.
  • Giros inesperados.
  • Acumulación.
  • Unidades de acción.
  • Personajes.
  • Conflicto.
  • Autoficción.
  • Estructura de tiempo.
  • Lenguaje.
  • Acotaciones y su importancia literaria.

Proceso filosófico:

  • Propósito de la obra.
  • El autor y el contexto.
  • Filosofía y el teatro.
  • Moralidad en la obra.
  • El final de la obra y su significado.
  • La puesta en escena:
  • La importancia de la dirección.
  • Texto VS Escenario.
  • Aspectos técnicos y económicos de una obra.

Actividades extra
Se irán programando a lo largo del taller excursiones, visitas al cine o al teatro, etc., complementados con algún ejercicio práctico o charla. Se realizarán mayoritariamente los fines de semana. Eventualmente se contará en el taller de escritura teatral con la visita de invitados que aportarán su visión sobre la creación literaria.

Destinatarios/as
Toda persona interesada en el universo dramático.

Objetivos

  • Conocer autores/as clásicos/as y contemporáneos/as de literatura dramática.
  • Realizar ejercicios que impulsen a la creatividad literaria.
  • Componer piezas teatrales.
  • Ahondar en la conexión entre el texto y la escena.

Metodología
Las clases constarán de una parte teórica y de otra práctica. Iremos tratando los temas elegidos por la monitora.

El transcurso de la sesión se enfocará hacia la parte práctica, que consistirá en ejercicios de entrenamiento literario/escénico, lectura de los ejercicios de los/as alumnos/as y su crítica, visualizaciones de vídeos que aborden nuestro aprendizaje y lecturas de otros/as autores/as.

Monitora
El taller de escritura creativa es impartido por Amanda Gutiérrez del Castillo, dramaturga en activo y monitora de talleres de escritura teatral. Puedes visitar su blog personal.

Lugar y horarios
El taller tiene lugar en la 3ª planta de la librería Proteo (Puerta de Buenaventura, 3, Málaga), los lunes, de 18:00 a 20:00 (durante el mes de agosto, el taller de escritura teatral se toma unas vacaciones).

Dada su naturaleza de taller continuo y dinámico, no tiene fecha de inicio ni de clausura determinada. En cualquier momento se puede realizar la inscripción en el mismo, siempre que haya plazas disponibles.

Precio
El taller de escritura teatral y puesta en escena tiene un precio de 45 € mensuales, que incluye todo el material didáctico que se requerirá a lo largo del mismo. No es necesario abonar matrícula. La primera clase a la que se asista es gratuita, sin ningún compromiso.

Inscripción e información
Solicita tu inscripción o más información en Librería Proteo (Puerta de Buenaventura, 3) o escríbenos al correo hola@mitaddoble.com, en twitter @mitaddoble o por whatsapp al 608 550 984.

El terrorista literario, de Daniel Henares

Me gustaría comunicarle, siempre escribiendo bonitamente, lo siguiente:

Este escrito está escrito por mí. O sea, yo. Aclarado este punto y sin esperar despunte, punteemos el próximo tema: el motivo.

El fin de esta carta tan hermosamente adornada, es, por decirlo jodiendo: convencerle de la necesidad de un convencimiento tan necesario. Así pues y por tanto, no queda sino, una vez más (o menos) decirle un par de cosas, o puede que tres. O incluso cuatro.

Lo que viene a ser realmente y francamente desagradable, o puede que francamente y realmente desagradable, quién sabe.

Sea como sea, váyase a la mierda.

Y de paso, muérase. Pero para ese lado, que aquí estoy yo.

Cabrón.

Lee el resto de esta entrada

Microrelatos del Taller juvenil de escritura creativa

Tengo un pájaro enjaulado. Es amarillo, pequeñito y triste. Antes, era más triste. Pensé que era porque su jaula también era pequeñito. Ahora tengo un pájaro amarillo, pequeñito y menos triste, también una jaula grande. Entonces, caigo en que mi pájaro es amarillo y la jaula blanca. Es obvio el problema, necesita una jaula de oro, que es un color parecido al suyo. Resulta que me equivoco. Porque sigue siendo triste y pequeño.
Me canso de mi pájaro triste y de las jaulas. Voy a tirarlo por la ventana, así me libraré de él. Abro la jaula y sus ojos brillan aún más cuando abro la ventana. Pía, pía feliz desde el árbol de en frente. ¿Mi pájaro triste es feliz? Vaya, resulta que aunque la jaula sea de oro, sigue siendo jaula.

Claudia Guillén González

 

 

  • Todos veían la silla vacía, yo era la única que sabía que no lo estaba.
  • Seguramente la habría besado si de sus pálidos labios no hubiera salido un gusano.
  • Si no quisiera beberse mi sangre, me parecería una majísima persona.

Malena de la Cruz Cerveza

 

Julio había reconocido el terreno. Había mirado de un lado al otro, y había conseguido provisiones para toda una vida. En su caso, tres semanas.
Su familia había hecho todo lo posible por ocultarle su cercana muerte a base de ponerle una inyección en el párpado cada dos años. La inyección tenía lugar en su casa, después de asegurarse de que ninguna ventana, puerta o posible acceso a la casa, estuviese abierto, entonces ya, ocurría la desgracia.
Julio se paró en seco. No demasiado. Se recuperó tensó los músculos y saltó al vacío, para poner fin a su dolor.

Lucía Cabrera