La narración en primera persona

La narración en primera persona se produce cuando quien cuenta la historia es un personaje de la misma. Otorga al texto complicidad con el lector, sensación de confidencialidad y presunción de sinceridad. Como inconveniente, puede resultar excesivamente subjetiva. Recomendamos mucho su práctica en el taller de escritura, pues es una herramienta muy útil para expresar sentimientos y confidencias.

La narración en primera persona se divide en los siguientes tipos:

– narración central: El narrador es el protagonista de la historia. Si decidimos por ejemplo escribir un texto sobre Cleopatra, el texto podría empezar así:

Hay quien dice que soy una mujer hermosa y terrible, capaz de cualquier cosa por mantener el poder; otros, que soy una víctima del ambicioso poder de Roma, que no conoce límites ni respeta nada. Nadie parece saber la verdad: sencillamente, soy una mujer inteligente en un mundo de hombres, que encontró el amor y lo perdió enseguida. Soy Cleopatra, reina de Egipto, y os voy a contar la historia de mi vida.

talleres-escritura-creativa-malaga

– narración periférica: El narrador es un personaje de la historia, pero no es el protagonista. Sigamos con el ejemplo de Cleopatra: vemos cómo cambia el enfoque si la historia la cuenta Julio César:

Voy a hablaros en estas páginas de la mujer más fascinante que conocí: Cleopatra, reina de Egipto. No encontré, en mis aventuras y conquistas por todo el mundo, una mujer más hechicera, más seductora y menos apasionada que Cleopatra, una serpiente de sangre gélida y besos de fuego, tan brilllante como provocadora.

Un ejemplo perfecto para este tipo de narrador es el Nuevo Testamento, donde los evangelistas cuentan la Pasión de Jesús desde sus respectivas posiciones periféricas en el relato; uniendo sus testimonios, tenemos una espléndida visión de lo que ocurrió, objetiva y subjetiva a partes iguales.

narración testigo: El narrador es alguien que está dentro de la historia pero no participa en ella. Escuchemos a un esclavo doméstico de Cleopatra:

Mi edad es avanzada, mi nombre no es relevante, pues la Historia no concede líneas de piedra a los siervos: sólo importa que estuve desde que nací cerca de la reina de Egipto, Cleopatra y es su historia la que voy a contaros…

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: Jardín vertical en la Plaza de Pericón, Málaga).

Anuncios

Publicado el 20 enero, 2015 en Construcción de relatos, Técnicas narrativas y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: