La narración en segunda persona

talleres-de-escritura-malaga

En este post vamos a hablar de la narración en segunda persona.

Este tipo de narración es el menos usado en prosa y por ello es el que menos se recomienda usar en el taller de escritura si escribimos relatos o novela. Aunque eso sí, su uso en poesía es notable.

La segunda persona se produce cuando le hablamos al personaje o a alguien que nos escucha, a quien dirigimos el texto. En relatos y textos cortos puede tener sentido, pero en una novela llega a cansar este estilo. Veamos un ejemplo en un microrrelato:

Abres la puerta, la pista de baile está llena. Ha quedado contigo, “me verás bailando en el centro de la pista” te dijo, pero ella no está. Vuelves a casa y entonces la encuentras ya dormida, aún provocadora. No entendiste ni la pista ni que la pista era otra, siempre serás un despistado.

Veamos ahora su uso en poesía, en estos versos, de un poema de mi invención:

Madrigal de madrugada

A María

Loca boca volcánica,
loca locomotora
propulsada por vapor de amor;
lengua perforadora
de salvaje mecánica
que penetra sedienta de calor:
sumérgeme en tus húmedos sofocos,
dame tres millones de besos locos,
dámelos de mil modos,
dame más, dame todos.

O en este simpático soneto de Lope de Vega, dedicado a un palillo de dientes:

A un palillo que tenía una dama en la boca

En un arco de perlas una flecha
puso el Amor, con un coral por mira
(si es que en los arcos por coral se mira),
vista que fue de dos corales hecha.

Ninguna de morir me dio sospecha
como esta de tu boca dulce vira,
entre cuantas de plomo y oro tira,
que se me vino al corazón derecha.

Viendo que el hurto a tantos obligara,
con lanza en ristre Amor os ha guardado,
Juana, las perlas, porque nadie osara.

Yo las codicio y veo el arco armado,
mas, ¿qué dicha mayor si yo quedara,
flechas de amor, a vuestro palo atado?

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: edificio tapiado en c/ Andrés Pérez, Málaga).

Anuncios

Publicado el 26 enero, 2015 en Construcción de relatos, Poesía, Talleres escritura creativa y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Pero, ¿qué efecto causa en el lector el uso de la segunda persona, tanto en prosa como en poesía? ¿Cuál es el objetivo que podría perseguir el autor que hace uso de la segunda persona en su obra? ¿Es acaso una sensación de intimidad, de cercanía? ¿Es quizá la universalización del destinatario, la empatía del lector?

    Me gusta

    • Hola, Dhyana:

      Ante todo, disculpa el retraso en contestarte, hemos estado de vacaciones 😉

      Como bien dices, el autor busca en el uso de la segunda persona una sensación de cercanía, lo que ocurre es que hay que dosificar bien su aplicación, porque la segunda persona tiene un altísimo efecto de proximidad y si abusamos de ella el texto se vuelve cansino y obsesivo. Su aplicación en poesía suele ser lo más habitual, ya que al ser textos habitualmente cortos, ese poderoso efecto está bien empleado; en narrativa se suele usar en relatos cortos, siendo desaconsejable hacerlo en textos largos, donde el uso de la primera persona es mucho más recomendable, ya que produce en el lector una sensación de empatía mucho menos invasiva y más respetuosa.

      Saludos, Augusto.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: