Más café en tu café, de Silvana Centurión

20160119_170826

Casualmente me encuentro andando por las calles de Madrid -frente al Museo Reina Sofía para ser más exacta- y descubro ese lugar dónde todos querríamos tomarnos un café; con grandes vidrieras para ver la gente pasar, sillas y sillones a elección, super cómodos, como si estuviesen diseñados por los clientes. Música de Richard Clayderman de fondo y otros autores de ese estilo que además de escribir me provoca tocar el piano (con el inconveniente de que no hay piano y que tampoco lo sé tocar). Hasta las paredes están a tono pintadas con los mismísimos granos de café.

Al traerme el pedido un chico simpático y movedizo que trabaja en aquel lugar, supe a que se refería el cartel de la puerta: aquello era la abundancia en una taza. Miro a mi alrededor y se ven todos felices y sé porqué… Yo también lo estoy, habíamos encontrado un sitio deliciosamente ideal; a esta altura de mi trance emocional me veo bailando ballet y seguramente en un rato estaré pintando un cuadro.

¡No! No he fumado nada ni tampoco tengo tres copas de más.

Porque hay cosas, lugares y momentos que realzan el espíritu y dan rienda suelta a la imaginación.

18:30 me voy a Atocha, mi tren no espera.

Cuanto me cobraron el café no importa: cuarenta minutos de placer tienen su precio.

Lo pagas con gracia y sin lamentos.

(Fotografía de la autora)

Anuncios

Publicado el 1 febrero, 2016 en Blog, Textos de alumnas/os y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: