Lágrimas de un jarrón, de Silvana Centurión

20160122_103223

“Perlas para los cerdos” fue la última película que Marina y José vieron juntos. Era de esas pelis que provocan tu corazón y este acaricia tu camisa; salieron del cine intoxicados por tanta emoción, vomitando sus sentimientos. Fueron a un rincón reservado, mesa para dos que sirvió de confesionario.

-Lo siento, bonita.
-Dime un porqué.

Él, en su mejor estado de expresión logró qué Marina comprendiera su inexplicable adiós: un anticuario entra en una tienda encuentra un jarrón especial; cuando lo tiene en sus manos enloquece por una cafetera. Su elección es la cafetera.

Esa noche, Marina regresó sola a su cuarto y lloró por ser el jarrón. Lloró por no ser la cafetera.

(ilustración de la autora)

Anuncios

Publicado el 3 febrero, 2016 en Blog, Textos de alumnas/os y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: