En silencio al horror, de Miriam Aparicio

delmira

Yacía en el suelo el cuerpo de Delmira Agustini. Su vestido blanco manchado de sangre tapizaba la superficie de madera.  Frente a la ventana un escritorio abandonado acompañaba su alma corrompida. El vientre tintado expande el rojo por la fina batista bañando en dolor la alcoba del secreto. Al lado, la silla tumbada que llevó a Enrique a lo más alto de la habitación. Su cuerpo como un péndulo seguía aún en movimiento encima de los pies de Delmira. Y la ventana desnuda asoma al mundo que la obsesión se vistió de amor y la soledad llamó en silencio al horror.

Anuncios

Publicado el 29 abril, 2016 en Blog, Textos de alumnas/os y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: