Archivo de la categoría: Construcción de relatos

Aplicaciones de Ios y Android para escritores

Las nuevas tecnologías son nuestro futuro-presente. Y aunque por ahí, que ya creemos que no, haya algún contrario a ellas, nos hacen que nuestro mundo sea cómodo y lleno de posibilidades.

Por eso, como artistas, escritores, y culturetas varios; tenemos que tenerlas presentes. Aquí tenemos una lista bastante interesante que siempre proponemos en nuestros talleres de escritura creativa y que nuestros alumnos han ayudado a completar.

WORDPRESS (Descargar para IOS) (Descargar para ANDROID)

Es, para nosotros, la aplicación para gestionar tu propia web / blog por antonomasia. WordPress es una herramienta, que de por sí, está llena de posibilidades y que ofrece integrada, unas herramientas que nada tiene que envidiar. Lo bueno de ello, es que podrás escribir y subir cualquier entrada, desde cualquier sitio. Algo realmente muy bueno cuando nos visita la musa de la inspiración.

JIMDO (Descargar para IOS) (Descargar para ANDROID)

Otra aplicación para gestionar tu propia web, es Jimdo. Sus grandes ventajas es que es muy intuitiva, de formato muy básico si no quieres complicarte demasiado. La grandísima ventaja es que tiene ya incorporada, la opción de configurar tu propio carrito de la compra.

MICROSOFT OFFICE (Descargar para IOS) (Descargar para ANDROID)

Para que podamos escribir, con los mismos recursos que nos ofrece nuestro pc, ahora podemos hacerlo en nuestro móvil o nuestra tablet. La compañía Microsoft pone totalmente gratis sus aplicaciones Office para descarga. Ahora sí que no tienes excusa para escribir aunque no tengas papel y lápiz.

SCRIBD (Descargar para IOS) (Descargar para ANDROID)

Esta aplicación es una biblioteca online, en la que puedes encontrar trabajos, monografías, libros, cursos,… tanto de lectura gratuita como de pago, además de tener la posibilidad de bajada por un módico precio. Para los procesos de documentación más técnica, nos parece cómoda, fiable y de buenas prestaciones.

DROPBOX (Descargar para IOS) (Descargar para ANDROID)

Y ante tantas posibilidades en nube para poder guardar nuestros trabajos, la que mejor se nos adapta es Dropbox. Además de que si invitamos a amigos, nos regala almacenamiento, podemos compartir carpetas.

 

Artículo redactado por Jonatan Santos, monitor de los talleres Mitad Doble.

Anuncios

Taller de escritura creativa III (avanzado)

Ilustracion Pachi para Taller escritura Málaga

Taller de escritura creativa

Descripción
Este taller está ideado para las personas que sienten pasión por escribir, les gusta compartir sus textos y aprender nuevos caminos y formas de expresión literaria.

Estructura dinámica
La estructura del taller de escritura creativa es dinámica, abierta y participativa, con la idea de crear un espacio donde se pueda desarrollar libremente la invención y la fantasía. Es un taller cambiante y fluido, en el que todas las personas aportan y hacen de cada sesión del mismo algo especial.

Motivación y práctica
El taller de escritura creativa está enfocado principalmente a alentar y motivar a las personas inscritas a escribir y compartir sus textos: es un espacio con un carácter marcadamente práctico. Se muestran también las herramientas y los caminos más adecuados para publicar, promocionarse y presentarse a premios literarios.

Para incentivar la publicación de textos de nuestros alumnos y alumnas, hemos creado la colección editorial Micronovelas, donde se experimenta y protagoniza en primera persona el proceso de edición en papel de un texto.

Aspectos teóricos
En el taller se trabajan en profundidad los grandes temas de la escritura: estructura narrativa, personajes, diálogos, tiempo y espacio, retórica, ritmo y estilo, corrección ortotipográfica, revisión del texto y técnicas narrativas. Esta parte teórica se presenta en unidades didácticas, elaboradas con rigor y expuestas de manera amena y cercana.

También se incluye dentro de la dinámica del taller de escritura creativa el análisis de textos de autores variados, de épocas, estilos y culturas diferentes, con la finalidad de crear una visión generalizada de la literatura universal y conocer sus obras para así aplicar sus técnicas y recursos en nuestros textos.

Además se hará un recorrido por la historia de la música y el arte, para de esta forma acercarse de modo global a las expresiones creativas del ser humano.

Multimedia
El taller de escritura creativa cuenta con un proyector multimedia de última generación que posibilita la presentación de los temas de un modo más visual y directo. También se usa para ver audiovisuales (cortos, películas, teatro, entrevistas con autores, etc.), bien dentro del taller o en sesiones compartidas con el resto de los talleres de mitad doble.

Sesiones privadas con el tutor
Se incluye en el taller de escritura creativa la posibilidad de concertar reuniones personalizadas entre el tutor y la persona inscrita (que tienen lugar cuando se estima oportuno por parte de la persona inscrita al taller o del tutor), en las que se analizan aspectos individuales de estilo, corrección de textos, etc.

 Actividades complementarias
De igual forma se irán programando a lo largo del taller excursiones, visitas al cine o al teatro, etc., complementados con algún ejercicio práctico o charla. Se realizarán mayoritariamente los fines de semana. Eventualmente se contará en el taller de escritura creativa con la visita de invitados que aportarán su visión sobre la creación literaria.

De forma periódica, tendremos sesiones de escritura en el taller con música interpretada en directo.

Destinatarios
Toda persona interesada en el universo literario.

Objetivos
Desarrollar la capacidad creativa, consolidar el hábito de la escritura, aprender a aplicar nuevas técnicas narrativas y figuras retóricas, consolidar el hábito de corrección de textos y gestionar la publicación de sus propias creaciones.

Metodología
Las sesiones del taller de escritura creativa tienen una duración de 120 minutos, en las que se combina teoría, diálogo y práctica, además de actividades complementarias.

Monitor
El taller de escritura creativa es impartido por Augusto López, (escritor en activo y monitor de talleres de escritura creativa desde 2002. Puedes visitar su blog personal.) y por Moiśés Vallejo (músico y profesor de guitarra).

Lugar y horarios
El taller tiene lugar en la 3ª planta de la librería Proteo (Puerta de Buenaventura, 3, Málaga), los jueves, en horario de mañana (10:00 a 12:00) y en horario de tarde (18:00 a 20:00). (durante el mes de agosto, el taller de escritura creativa se toma unas vacaciones).

Dada su naturaleza de taller continuo y dinámico, no tiene fecha de inicio ni de clausura determinada. En cualquier momento se puede realizar la inscripción en el mismo, siempre que haya plazas disponibles.

Precio
El taller de escritura creativa tiene un precio de 45 € mensuales, que incluye todo el material didáctico que se requerirá a lo largo del mismo. No es necesario abonar matrícula. Se puede asistir a una clase para probar, sin compromiso.

Inscripción e información
Solicita tu inscripción o más información en Librería Proteo (Puerta de Buenaventura, 3) o escríbenos al correo hola@mitaddoble.com, en twitter @mitaddoble o por whatsapp al 608 550 984.

Taller de escritura creativa II (nivel medio)

Taller iniciación escritura creativa Málaga

Taller de escritura creativa II (nivel medio)

Descripción
Este Taller está ideado para las personas que desean comenzar a desarrollar su talento literario mediante el conocimiento y la práctica de herramientas y técnicas narrativas e iniciarse en la escritura.

Objetivos
Desarrollar la capacidad creativa, iniciar el hábito de la escritura, aprender a aplicar distintas técnicas narrativas y acostumbrarse a corregir y revisar los textos.

Metodología
Al estar orientado a personas que desean profundizar en la escritura creativa, la didáctica se trabaja desde tres perspectivas:
– Explicación de conceptos teóricos y de herramientas literarias.
– Práctica y desarrollo de estos conceptos y herramientas.
– Revisión y corrección de los textos y del estilo.

Cada una de estas partes está dirigida por un monitor especializado en la materia, posibilitando a la persona inscrita al taller un conocimiento amplio a la par que preciso.

Para incentivar la publicación de textos de nuestros alumnos y alumnas, hemos creado la colección editorial Micronovelas, donde se experimenta y protagoniza en primera persona el proceso de edición en papel de un texto.

Monitores
El taller es impartido por Jonatan Santos (práctica de escritura), Augusto López (teoría literaria)

Temario

  1. ¿Qué es la escritura creativa? ¿Qué motivos te llevan a escribir? Mitos sobre los escritores.
  2. Gramática creativa. Tiempo verbales.
  3. Estructura¿Cómo funciona? Sus partes y su aplicación:
    3.1 Planteamiento y el detonante
    3.2 Nudo y los puntos narrativos
    3.3 Desenlace y clímax
  4. Narrador y sus puntos de vista.
  5. Tiempo narrativo y Espacio narrativo
  6. La intriga y el Conflicto
  7. Los Argumentos y la trama
  8. Construcción de personajes. Sus descripciones tanto física como psicológicas
  9. El diálogo
  10. La descripción. Describir no es recargar.
  11. Escaleta y otros medios de división y construcción de un proyecto.

Horarios y lugar
El taller tiene lugar en la tercera planta de la Librería Proteo (c/Buenaventura 3 y 6), los viernes en horario de mañana (10:00 a 12:00) y en horario de tarde (18:00 a 20:00).

Inscripción e información
El Taller tiene un coste de 45 € mensuales, que incluye todo el material didáctico que se requerirá a lo largo del mismo. La matrícula es gratuita. Se puede asistir a una clase para probar, sin compromiso.

Solicita más información en Librería Proteo (Puerta de Buenaventura, 3) o escríbenos al correo hola@mitaddoble.com, en twitter @mitaddoble o por whatsapp al 608 550 984.

¿Cómo se narra en tercera persona?

Comenzamos con este post una serie que nos permitirá conocer con detalle los diferentes puntos de vista desde los que podemos contar una historia. Vamos a empezar por la narración en tercera persona, la más usada de todas.

Cuando una persona inscrita en el taller de escritura nos pregunta qué tipo de punto de vista usar al escribir un texto, se suele hablar largo y tendido sobre el más habitual: el punto de vista desde la tercera persona.

La narración en tercera persona es el tipo más usado de narración, ya que tiene muchas ventajas: la información se puede graduar y controlar como nosotros queramos a la par que tiene una alta presunción de objetividad. Su principal inconveniente es justamente éste, que un exceso de objetividad produzca sensación de frialdad y lejanía respecto a lo que acontece en el texto. Es el tipo de narración que más recomendamos practicar en el taller de escritura.

Existen varios tipos de narración en tercera persona, según el grado de conocimiento de todo lo que pasa (u omniscencia) que asumamos al narrar:

Narración omnisciente: el narrador informa de lo que pasa, ha pasado y pasará, se mueve libremente por el tiempo y el espacio, entra dentro de la mente de los personajes, sabe de sus motivaciones, hace reflexiones generales y expresa su tesis, de un modo directo o indirecto. Es el modo más habitual de la novela y un grandísimo porcentaje de obras maestras están escritas en este punto de vista. Como ejemplo, tenemos El Quijote:

En resolución, él se enfrascó tanto en su lectura, que se le pasaban las noches leyendo de claro en claro, y los días de turbio en turbio, y así, del poco dormir y del mucho leer, se le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio. Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamientos, como de pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores, tormentas y disparates imposibles, y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad toda aquella máquina de aquellas soñadas invenciones que leía, que para él no había otra historia más cierta en el mundo.

(Miguel de Cervantes, Las aventuras de Don Quijote de la Mancha, capítulo I, Primera Parte)

talleres-escritura-de-malaga

Narración limitada: Hay argumentos que demandan un punto de vista en tercera persona sin que el narrador tenga el poder absoluto del omnisciente; por ello renuncia a ciertos poderes, habitualmente para favorecer la intriga o algún personaje del texto, en especial del protagonista. El tipo más habitual de narrador limitado es aquel donde sólo entra en la mente y las reflexiones del protagonista sin entrar en el interior de los demás personajes, resaltando así la importancia del personaje central de la historia. Este tipo de narrador es muy usado en novela policíaca y de misterio, donde vamos descubriendo con el protagonista los entresijos del caso:

Jadeando aún por la carrera y sin saber que pensaría el comisario de todo esto, el sargento Arniles se detuvo. Se ajustó la correa del pantalón: últimamente estaba adelgazando demasiado, la ropa se le escurría. Pensó en que pasaría si entrase en aquel antro hostil y a la orden de “¡Policía!” todos le mirasen cariacontencidos y en ese momento se le bajaran los pantalones. Suspiró y empujó el portón oxidado, plagado de grafittis obscenos. Para su sorpresa, dentro no había casi nadie, sólo una pareja de jóvenes, tan acaramelados como ajenos al resto del mundo. “Arniles, te la han vuelto a pegar”, se dijo a sí mismo.

– Narración objetiva: Es un tipo especial de narrador limitado, consistente en narrar sólo los hechos, sin entrar en el interior de ningún personaje: intenta ser un testigo de lo que ocurre y da una excelente presunción de veracidad a lo que se cuenta así:

Jadeando aún por la carrera, el sargento Arniles se detuvo. Tomó algo de aire para entrar: se ajustó la correa del pantalón, suspiró y empujó el portón oxidado, plagado de grafittis obscenos. Dentro no había casi nadie, sólo una pareja de jóvenes, tan acaramelados como ajenos al resto del mundo. Arniles expresó su desagrado con una mueca: allí no había nada que rascar.

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: Frase de Jorge Guillén en c/Pozos Dulces, Málaga).

La narración en segunda persona

talleres-de-escritura-malaga

En este post vamos a hablar de la narración en segunda persona.

Este tipo de narración es el menos usado en prosa y por ello es el que menos se recomienda usar en el taller de escritura si escribimos relatos o novela. Aunque eso sí, su uso en poesía es notable.

La segunda persona se produce cuando le hablamos al personaje o a alguien que nos escucha, a quien dirigimos el texto. En relatos y textos cortos puede tener sentido, pero en una novela llega a cansar este estilo. Veamos un ejemplo en un microrrelato:

Abres la puerta, la pista de baile está llena. Ha quedado contigo, “me verás bailando en el centro de la pista” te dijo, pero ella no está. Vuelves a casa y entonces la encuentras ya dormida, aún provocadora. No entendiste ni la pista ni que la pista era otra, siempre serás un despistado.

Veamos ahora su uso en poesía, en estos versos, de un poema de mi invención:

Madrigal de madrugada

A María

Loca boca volcánica,
loca locomotora
propulsada por vapor de amor;
lengua perforadora
de salvaje mecánica
que penetra sedienta de calor:
sumérgeme en tus húmedos sofocos,
dame tres millones de besos locos,
dámelos de mil modos,
dame más, dame todos.

O en este simpático soneto de Lope de Vega, dedicado a un palillo de dientes:

A un palillo que tenía una dama en la boca

En un arco de perlas una flecha
puso el Amor, con un coral por mira
(si es que en los arcos por coral se mira),
vista que fue de dos corales hecha.

Ninguna de morir me dio sospecha
como esta de tu boca dulce vira,
entre cuantas de plomo y oro tira,
que se me vino al corazón derecha.

Viendo que el hurto a tantos obligara,
con lanza en ristre Amor os ha guardado,
Juana, las perlas, porque nadie osara.

Yo las codicio y veo el arco armado,
mas, ¿qué dicha mayor si yo quedara,
flechas de amor, a vuestro palo atado?

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: edificio tapiado en c/ Andrés Pérez, Málaga).

La narración en primera persona

La narración en primera persona se produce cuando quien cuenta la historia es un personaje de la misma. Otorga al texto complicidad con el lector, sensación de confidencialidad y presunción de sinceridad. Como inconveniente, puede resultar excesivamente subjetiva. Recomendamos mucho su práctica en el taller de escritura, pues es una herramienta muy útil para expresar sentimientos y confidencias.

La narración en primera persona se divide en los siguientes tipos:

– narración central: El narrador es el protagonista de la historia. Si decidimos por ejemplo escribir un texto sobre Cleopatra, el texto podría empezar así:

Hay quien dice que soy una mujer hermosa y terrible, capaz de cualquier cosa por mantener el poder; otros, que soy una víctima del ambicioso poder de Roma, que no conoce límites ni respeta nada. Nadie parece saber la verdad: sencillamente, soy una mujer inteligente en un mundo de hombres, que encontró el amor y lo perdió enseguida. Soy Cleopatra, reina de Egipto, y os voy a contar la historia de mi vida.

talleres-escritura-creativa-malaga

– narración periférica: El narrador es un personaje de la historia, pero no es el protagonista. Sigamos con el ejemplo de Cleopatra: vemos cómo cambia el enfoque si la historia la cuenta Julio César:

Voy a hablaros en estas páginas de la mujer más fascinante que conocí: Cleopatra, reina de Egipto. No encontré, en mis aventuras y conquistas por todo el mundo, una mujer más hechicera, más seductora y menos apasionada que Cleopatra, una serpiente de sangre gélida y besos de fuego, tan brilllante como provocadora.

Un ejemplo perfecto para este tipo de narrador es el Nuevo Testamento, donde los evangelistas cuentan la Pasión de Jesús desde sus respectivas posiciones periféricas en el relato; uniendo sus testimonios, tenemos una espléndida visión de lo que ocurrió, objetiva y subjetiva a partes iguales.

narración testigo: El narrador es alguien que está dentro de la historia pero no participa en ella. Escuchemos a un esclavo doméstico de Cleopatra:

Mi edad es avanzada, mi nombre no es relevante, pues la Historia no concede líneas de piedra a los siervos: sólo importa que estuve desde que nací cerca de la reina de Egipto, Cleopatra y es su historia la que voy a contaros…

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: Jardín vertical en la Plaza de Pericón, Málaga).

Las funciones del punto de vista de la narración

En el taller de escritura se suele plantear mucho esta cuestión. Vamos a analizar en este post las funciones que tiene el punto de vista:

1) Presenta la información que vamos a ofrecer al lector:

No es lo mismo contar la historia desde el enfoque personal del protagonista de la misma que desde fuera, conociendo los pensamientos e intenciones de todos los personajes. La información que recibe el lector en el primer caso es subjetiva y parcial, lo cual puede ser conveniente para determinados tipos de enfoques, como por ejemplo unas memorias, donde lo interesante es cómo vivió la persona que escribe lo que le pasó; en el segundo caso la información se ofrece de modo objetivo e imparcial, algo útil cuando se quieren analizar unos hechos sin tomar partido por un personaje concreto.

2) Delimita el grado de implicación del narrador en la historia.

Un narrador que nos hable desde fuera de la historia siempre parecerá más objetivo e imparcial que un personaje que esté dentro de la misma. Introducir al narrador en la historia puede ser un recurso adecuado cuando nos ponemos en la piel de un hijo de Ghandi, pues con ello podemos conocer de primera mano las interioridades del dirigente indio; en cambio, si nuestra intención es contar su vida desde un punto de vista más objetivo, una narración aséptica nos informará de las circunstancias de la misma.

talleres-escritura-en-malaga

3) Acota la intervención del narrador en la historia.

Puede interesarnos que el narrador esté presente en el texto o totalmente omitido, pareciendo que no existe. Cuanto más intervenga el narrador, más subjetivo nos parecerá su opinión; cuanto menos aparezca, más presunción de objetividad le daremos al texto.

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: Jardín vertical en la Plaza de Pericón, Málaga).

El punto de vista de la narración

Hoy nos vamos a centrar en  una herramienta creativa fundamental: el punto de vista de la narración. Cuando explicamos en una sesión del taller de escritura este concepto, solemos posicionarnos en una situación cotidiana, como podría ser la siguiente:

Imagina que tienes una vecina de vida envidiablemente disoluta. Vive de noche, pasea a su perrito por las tardes y las pocas mañanas que te la encuentras te saluda distante y feliz, envuelta aún en los vapores de alguna fiesta perfecta. Es la reina del bloque, de la que todos hablan: es ella.

Los murmullos y cotilleos en su derredor cada día se acrecientan; incluso esos rumores imprecisos te han inspirado algún texto para el taller de escritura. Ya ha habido varias noches en su piso varias veladas hasta las tantas. Silvia, la vecina de abajo, tuvo que subir a pedir silencio, sin mucho éxito por cierto. Tras este suceso, Don Dimas, el presidente de la comunidad, tomó cartas en el asunto y decidió que era momento de convocar una asamblea de la comunidad con un único orden del día: ella.

talleres-escritura-malaga

Los testimonios se suceden. Ana, su vecina de enfrente, habituada a apostarse tras la mirilla, desgrana con precisión policial sus horarios, las visitas que recibe. Antonio, el abogado, dice que es una chica encantadora, aunque un poco alocada, lo normal a su edad. Silvia concita la solidaridad del vecindario, al exponer su audición diaria –e involuntaria– del tema “paseos interminables en el piso de arriba a las once y cuarto de la noche”. Tú escuchas, en apariencia indiferente, todo lo que dicen. No sabes qué pensar, te limitas a apuntar ideas en tu cuaderno para luego comentarlas con tus compis del taller de escritura. De improviso se presenta en la reunión alguien inesperado: ella.

Ante una concurrencia hostil, cuenta que trabaja en un bar de copas; así se paga los estudios y qué más quisiera ella que no andar con prisas para ir al trabajo, pero siempre se le echa el tiempo encima. Sí, algunas noches se pasan amigos a verla y se toman la penúltima en casa, pero ella procura no hacer mucho ruido. Y de hombres nada: su chico está trabajando en una ONG en África y ella le guarda requetebién la ausencia. Apuntas con disimulo lo que ella cuenta, es un material excelente para tus textos 🙂

Como podemos ver, en esta historia hay muchas voces, muchos puntos de vista: y es que cuando narramos algo, no sólo lo contamos, también lo hacemos desde una perspectiva. Esa perspectiva nos condiciona en la vida real y ahí no podemos escoger; pero cuando escribimos, podemos elegirla. Es lo que se viene en llamar el punto de vista del narrador, una de las armas más poderosas de la escritura y por eso, hay que conocerla bien.

Y es que el punto de vista es el lugar que elegimos para contar una historia.

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: detalle de fachada del Convento de la Aurora y Divina Providencia de las RR. MM. Dominicas, c/ Andrés Pérez, Málaga).

La primera historia de la Historia

Vamos a hacer un viaje en el tiempo, al punto exacto donde se produjo un acontecimiento relevante para la humanidad: el momento en el que una persona contó por primera vez algo a otras personas.

En el taller de escritura más de una vez ha surgido esta cuestión: ¿Cuándo se contó la primera historia…? Retrocedamos unos cuantos miles de años.

Estamos en primavera, en algún lugar de África. Una mujer se ha separado del resto del grupo sin un motivo aparente, sólo por el gusto de explorar. Puede ser peligroso, pero menos aburrido que hacer siempre lo mismo. Sigue el curso del río, más allá de los límites que la tribu ha marcado como seguros. “¿Qué hay después?” se pregunta la mujer.

Tiene miedo y avanza con precaución, olfateando el aire en busca de una señal de alerta. Atardece, todo está en calma. Decide alejarse un poco del río: ahora oye el agua pero no la ve. Traga saliva y casi ha decidido volver bajo la protección del río cuando la mujer percibe en el aire algo diferente. Primero abre los ojos por la sorpresa: jamás había olido ese aroma antes. Luego los cierra y aislándose del entorno escucha con precisión el zumbido de los insectos, que le señalan de donde proviene el olor misterioso. Se le acelera el corazón, pero no corre: puede ser una trampa. El mundo está lleno de cosas que parecen buenas y luego son malas.

taller-escritura-en-malaga

Trepa por una colina y allí está: descubre un frondoso grupo de árboles, de los que penden frutos maravillosos. Observa a los insectos cómo entran y salen de ellos. Son rojos y redondos. Los tabúes de la tribu se le vienen a la cabeza. No es una fruta conocida, puede ser venenosa; debería de coger unas cuantas y dárselas a probar a los miembros mayores de la tribu. Es la ley. Es supervivencia. Pero sonríe. Algo tan rico no puede ser perjudicial.

Arranca con firmeza una del árbol y se la lleva a la boca. Mira en derredor: nadie la observa. Cuando la muerde, conoce el sabor de la fruta prohibida. Delicioso. Se la come despacio, paladeando su desconocida dulzura, sintiéndose más fuerte a cada bocado. Es una sensación maravillosa. Necesita compartirla.

Coge unas cuantas manzanas y vuelve con el grupo. Los demás, cuando la ven, se quedan atónitos. ¿Qué lleva Eva en su regazo? ¿De dónde viene? ¿Qué ha pasado?

Entonces, el cerebro de Eva —quizás por la fructosa— realiza nuevas conexiones. Sin saber muy bien cómo, ordena los acontecimientos que ha vivido en su mente y los recuerda a la perfección. Antes, nunca le había pasado, ni a ella ni a nadie. Percibe en el grupo por primera vez expectación: algo está cambiando también entre quienes la miran. Eva reparte las manzanas entre los miembros, que prueban la fruta. Mientras tanto, Eva les habla y ellos entienden. Gracias a su relato, conocen su aventura, el riesgo, el resultado. A partir de ahora, nada será igual en el grupo: el mundo nunca se acaba, el mundo es infinito y las palabras están ahí para transmitirlo y contarlo.

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: detalle de fachada del Convento de la Aurora y Divina Providencia de las RR. MM. Dominicas, c/ Andrés Pérez, Málaga).

Escribir es compartirnos

talleres-escritura-creativa-de-malaga

Escribir es crear. Cuando nos sentamos frente al ordenador y comenzamos a teclear, el mundo desaparece, el universo se revela. No hay límites al pensamiento, a la imaginación: si escribimos que en un lugar de la Mancha hay un hidalgo que lee muchos libros, allí está. Podemos adoptar otra idea y sumergirnos en las deducciones de un peluquero que resuelve desde su celda casos policíacos o meternos en la piel de un perro que es raptado y conducido a Alaska: todos caben en la página, solo es cuestión de elegir un tema, un personaje, sus acciones. Y así, tras la chispa de una idea, sigue el desarrollo de la misma, las correcciones, las sorpresas que se encuentran por el camino (los personajes te hablan, adquieren vida propia)… y por fin, el fin. Y vuelta a empezar. Crear historias es vivir muchas vidas.

Se podrían decir muchas razones y motivos que satisfacen de esta labor, pero fundamentalmente es una: se hace porque apasiona. Y la pasión no se puede explicar, aunque sí transmitir. Es necesario compartir esta pasión, conversar con otras personas sobre el acto creativo, las técnicas que nos permiten llegar más lejos o expresarnos con más precisión, las estructuras que otros han desarrollado antes que nosotros. También es sanísimo compartir el lado menos atractivo del proceso creativo, sus momentos difíciles: la falta de inspiración, las renuncias, los bloqueos; y cómo no, conversar durante horas de autores, de textos, de corrientes literarias… discrepar, descubrir, ampliar nuestros horizontes. Y vuelta a empezar. Compartir historias es sentirse cerca de los demás.

@augusto_lopez, monitor del taller de escritura creativa de Mitad Doble  (Málaga, España).

¿Quieres conocer el espacio donde damos nuestros talleres? Te invitamos a descubrir la librería Proteo.

(Fotografía: Frase  en una pared de c/ Arco de la Cabeza, Málaga).