Archivo del sitio

¿Cuál es tu objetivo literario?

Cuando una idea estalla en nuestro cerebro, el pistoletazo de salida da comienzo a una carrera contra-reloj de nuestro vehículo, (la imaginación), hasta llegar a su meta. Pero nos pasa algo muy curioso en éste viaje, que nuestro “coche” se queda sin gasolina. Es por ello que debemos saber cómo repostar.

Primero, para poder escribir tenemos que tener muy claro qué queremos contar.

Ten siempre en cuenta que como se suele decir, “la imaginación no tiene limites” y debemos añadir “ni limitaciones”.

Tú eres el Creador y como tal tu poder es absoluto.

¿Quién dice que no puedes escribir sobre un unicornio rosa que en vez de cuerno tiene un poloflán de lima limón?

objetivo literario taller escritura malaga

Durante el proceso creativo, a veces, nuestro ritmo disminuye porque nos aburrimos. Es por ello que en los talleres de escritura creativa, mis compañeros y yo, inculcamos la primera norma fundamental.

Escribe lo que te apasione.

Nunca hay temáticas malas, ni malas ideas.

También durante el proceso, nos asaltan las dudas, como malvadas asesinas bien entrenadas. Dudas sobre la calidad del texto, dudas sobre nuestra forma de escribir; sobre nosotros mismos… Ante eso:

Comparte y aprende de tus errores.

Escucha las opiniones de los demás, los defectos hacen que se realce lo hermoso.

Cierra, aprende a terminar la historia. Es esencial que te sientas orgulloso por lo que hayas creado y no tengas miedo en querer terminarlo. A veces no queremos terminar algo porque pensamos que no nos va a gustar.

Siente orgullo por lo que has creado.

Cuanto más mejor y más experiencia tendrás.

 

Artículo redactado por Jonatan Santos, monitor de talleres Mitad Doble. Imagen de Jonatan Santos.

Anuncios

La ironía en Groucho Marx y Billy Wilder

talleres-escritura-en-malaga-dibujo-pachi

Ahora, vamos a tomarnos un pequeño descanso de tanto contenido teórico con frases de dos grandísimos irónicos, que nos visitan a menudo en el taller de escritura: Groucho Marx y Billy Wilder.

Frases de Groucho Marx

“Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no les conozco muy bien”

“Debo confesar que nací a una edad muy temprana”

“Éstos son mis principios; si no le gustan, tengo otros”

“Nunca olvido una cara. Pero en su caso, haré gustoso una excepción”

“Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro”

“Inteligencia militar son dos términos contradictorios.”

“La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.”

“Hay muchas cosas en la vida más importantes que el dinero. ¡Pero cuestan tanto!”

“¿Le molesta que no fume?”

“La humanidad, partiendo de la nada y con su sólo esfuerzo, ha llegado a alcanzar las más altas cotas de miseria.”

“Bebo para hacer interesantes a las demás personas”

“Sólo hay una forma de saber si un hombre es honesto: preguntárselo. Si responde sí, ya sabemos que está corrupto”

“He tenido una tarde perfecta… pero no fue hoy.”
Frases de Billy Wilder

“Antonioni seguro que es un gran director, un gran artista. Pero en lo que a mí se refiere, soy incapaz de mantenerme despierto.”

“Sobre Ingmar Bergman debo decir que los críticos no tienen ni idea de lo que está diciendo, pero, pese a todo, les chifla. Existe una asociación internacional de ese tipo de críticos, capaces de extasiarse ante el asno muerto de Cocteau envuelto con telas encima de un piano.”

“Comprendo sin dificultad porqué Godard ha podido por sí solo exterminar varias empresas productoras.”

Recopiladas de internet por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(ilustración: Groucho, de Pachi y Ángel Idígoras).

La narración en primera persona

La narración en primera persona se produce cuando quien cuenta la historia es un personaje de la misma. Otorga al texto complicidad con el lector, sensación de confidencialidad y presunción de sinceridad. Como inconveniente, puede resultar excesivamente subjetiva. Recomendamos mucho su práctica en el taller de escritura, pues es una herramienta muy útil para expresar sentimientos y confidencias.

La narración en primera persona se divide en los siguientes tipos:

– narración central: El narrador es el protagonista de la historia. Si decidimos por ejemplo escribir un texto sobre Cleopatra, el texto podría empezar así:

Hay quien dice que soy una mujer hermosa y terrible, capaz de cualquier cosa por mantener el poder; otros, que soy una víctima del ambicioso poder de Roma, que no conoce límites ni respeta nada. Nadie parece saber la verdad: sencillamente, soy una mujer inteligente en un mundo de hombres, que encontró el amor y lo perdió enseguida. Soy Cleopatra, reina de Egipto, y os voy a contar la historia de mi vida.

talleres-escritura-creativa-malaga

– narración periférica: El narrador es un personaje de la historia, pero no es el protagonista. Sigamos con el ejemplo de Cleopatra: vemos cómo cambia el enfoque si la historia la cuenta Julio César:

Voy a hablaros en estas páginas de la mujer más fascinante que conocí: Cleopatra, reina de Egipto. No encontré, en mis aventuras y conquistas por todo el mundo, una mujer más hechicera, más seductora y menos apasionada que Cleopatra, una serpiente de sangre gélida y besos de fuego, tan brilllante como provocadora.

Un ejemplo perfecto para este tipo de narrador es el Nuevo Testamento, donde los evangelistas cuentan la Pasión de Jesús desde sus respectivas posiciones periféricas en el relato; uniendo sus testimonios, tenemos una espléndida visión de lo que ocurrió, objetiva y subjetiva a partes iguales.

narración testigo: El narrador es alguien que está dentro de la historia pero no participa en ella. Escuchemos a un esclavo doméstico de Cleopatra:

Mi edad es avanzada, mi nombre no es relevante, pues la Historia no concede líneas de piedra a los siervos: sólo importa que estuve desde que nací cerca de la reina de Egipto, Cleopatra y es su historia la que voy a contaros…

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: Jardín vertical en la Plaza de Pericón, Málaga).

Las funciones del punto de vista de la narración

En el taller de escritura se suele plantear mucho esta cuestión. Vamos a analizar en este post las funciones que tiene el punto de vista:

1) Presenta la información que vamos a ofrecer al lector:

No es lo mismo contar la historia desde el enfoque personal del protagonista de la misma que desde fuera, conociendo los pensamientos e intenciones de todos los personajes. La información que recibe el lector en el primer caso es subjetiva y parcial, lo cual puede ser conveniente para determinados tipos de enfoques, como por ejemplo unas memorias, donde lo interesante es cómo vivió la persona que escribe lo que le pasó; en el segundo caso la información se ofrece de modo objetivo e imparcial, algo útil cuando se quieren analizar unos hechos sin tomar partido por un personaje concreto.

2) Delimita el grado de implicación del narrador en la historia.

Un narrador que nos hable desde fuera de la historia siempre parecerá más objetivo e imparcial que un personaje que esté dentro de la misma. Introducir al narrador en la historia puede ser un recurso adecuado cuando nos ponemos en la piel de un hijo de Ghandi, pues con ello podemos conocer de primera mano las interioridades del dirigente indio; en cambio, si nuestra intención es contar su vida desde un punto de vista más objetivo, una narración aséptica nos informará de las circunstancias de la misma.

talleres-escritura-en-malaga

3) Acota la intervención del narrador en la historia.

Puede interesarnos que el narrador esté presente en el texto o totalmente omitido, pareciendo que no existe. Cuanto más intervenga el narrador, más subjetivo nos parecerá su opinión; cuanto menos aparezca, más presunción de objetividad le daremos al texto.

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: Jardín vertical en la Plaza de Pericón, Málaga).

El punto de vista de la narración

Hoy nos vamos a centrar en  una herramienta creativa fundamental: el punto de vista de la narración. Cuando explicamos en una sesión del taller de escritura este concepto, solemos posicionarnos en una situación cotidiana, como podría ser la siguiente:

Imagina que tienes una vecina de vida envidiablemente disoluta. Vive de noche, pasea a su perrito por las tardes y las pocas mañanas que te la encuentras te saluda distante y feliz, envuelta aún en los vapores de alguna fiesta perfecta. Es la reina del bloque, de la que todos hablan: es ella.

Los murmullos y cotilleos en su derredor cada día se acrecientan; incluso esos rumores imprecisos te han inspirado algún texto para el taller de escritura. Ya ha habido varias noches en su piso varias veladas hasta las tantas. Silvia, la vecina de abajo, tuvo que subir a pedir silencio, sin mucho éxito por cierto. Tras este suceso, Don Dimas, el presidente de la comunidad, tomó cartas en el asunto y decidió que era momento de convocar una asamblea de la comunidad con un único orden del día: ella.

talleres-escritura-malaga

Los testimonios se suceden. Ana, su vecina de enfrente, habituada a apostarse tras la mirilla, desgrana con precisión policial sus horarios, las visitas que recibe. Antonio, el abogado, dice que es una chica encantadora, aunque un poco alocada, lo normal a su edad. Silvia concita la solidaridad del vecindario, al exponer su audición diaria –e involuntaria– del tema “paseos interminables en el piso de arriba a las once y cuarto de la noche”. Tú escuchas, en apariencia indiferente, todo lo que dicen. No sabes qué pensar, te limitas a apuntar ideas en tu cuaderno para luego comentarlas con tus compis del taller de escritura. De improviso se presenta en la reunión alguien inesperado: ella.

Ante una concurrencia hostil, cuenta que trabaja en un bar de copas; así se paga los estudios y qué más quisiera ella que no andar con prisas para ir al trabajo, pero siempre se le echa el tiempo encima. Sí, algunas noches se pasan amigos a verla y se toman la penúltima en casa, pero ella procura no hacer mucho ruido. Y de hombres nada: su chico está trabajando en una ONG en África y ella le guarda requetebién la ausencia. Apuntas con disimulo lo que ella cuenta, es un material excelente para tus textos 🙂

Como podemos ver, en esta historia hay muchas voces, muchos puntos de vista: y es que cuando narramos algo, no sólo lo contamos, también lo hacemos desde una perspectiva. Esa perspectiva nos condiciona en la vida real y ahí no podemos escoger; pero cuando escribimos, podemos elegirla. Es lo que se viene en llamar el punto de vista del narrador, una de las armas más poderosas de la escritura y por eso, hay que conocerla bien.

Y es que el punto de vista es el lugar que elegimos para contar una historia.

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: detalle de fachada del Convento de la Aurora y Divina Providencia de las RR. MM. Dominicas, c/ Andrés Pérez, Málaga).

La primera historia de la Historia

Vamos a hacer un viaje en el tiempo, al punto exacto donde se produjo un acontecimiento relevante para la humanidad: el momento en el que una persona contó por primera vez algo a otras personas.

En el taller de escritura más de una vez ha surgido esta cuestión: ¿Cuándo se contó la primera historia…? Retrocedamos unos cuantos miles de años.

Estamos en primavera, en algún lugar de África. Una mujer se ha separado del resto del grupo sin un motivo aparente, sólo por el gusto de explorar. Puede ser peligroso, pero menos aburrido que hacer siempre lo mismo. Sigue el curso del río, más allá de los límites que la tribu ha marcado como seguros. “¿Qué hay después?” se pregunta la mujer.

Tiene miedo y avanza con precaución, olfateando el aire en busca de una señal de alerta. Atardece, todo está en calma. Decide alejarse un poco del río: ahora oye el agua pero no la ve. Traga saliva y casi ha decidido volver bajo la protección del río cuando la mujer percibe en el aire algo diferente. Primero abre los ojos por la sorpresa: jamás había olido ese aroma antes. Luego los cierra y aislándose del entorno escucha con precisión el zumbido de los insectos, que le señalan de donde proviene el olor misterioso. Se le acelera el corazón, pero no corre: puede ser una trampa. El mundo está lleno de cosas que parecen buenas y luego son malas.

taller-escritura-en-malaga

Trepa por una colina y allí está: descubre un frondoso grupo de árboles, de los que penden frutos maravillosos. Observa a los insectos cómo entran y salen de ellos. Son rojos y redondos. Los tabúes de la tribu se le vienen a la cabeza. No es una fruta conocida, puede ser venenosa; debería de coger unas cuantas y dárselas a probar a los miembros mayores de la tribu. Es la ley. Es supervivencia. Pero sonríe. Algo tan rico no puede ser perjudicial.

Arranca con firmeza una del árbol y se la lleva a la boca. Mira en derredor: nadie la observa. Cuando la muerde, conoce el sabor de la fruta prohibida. Delicioso. Se la come despacio, paladeando su desconocida dulzura, sintiéndose más fuerte a cada bocado. Es una sensación maravillosa. Necesita compartirla.

Coge unas cuantas manzanas y vuelve con el grupo. Los demás, cuando la ven, se quedan atónitos. ¿Qué lleva Eva en su regazo? ¿De dónde viene? ¿Qué ha pasado?

Entonces, el cerebro de Eva —quizás por la fructosa— realiza nuevas conexiones. Sin saber muy bien cómo, ordena los acontecimientos que ha vivido en su mente y los recuerda a la perfección. Antes, nunca le había pasado, ni a ella ni a nadie. Percibe en el grupo por primera vez expectación: algo está cambiando también entre quienes la miran. Eva reparte las manzanas entre los miembros, que prueban la fruta. Mientras tanto, Eva les habla y ellos entienden. Gracias a su relato, conocen su aventura, el riesgo, el resultado. A partir de ahora, nada será igual en el grupo: el mundo nunca se acaba, el mundo es infinito y las palabras están ahí para transmitirlo y contarlo.

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: detalle de fachada del Convento de la Aurora y Divina Providencia de las RR. MM. Dominicas, c/ Andrés Pérez, Málaga).

Collages de los alumnos del taller de escritura creativa

La semana pasada, en el taller de escritura propusimos a los alumnos que hicieran un collage con una de sus obras o autores favoritos. Los resultados han sido fantásticos, y los compartimos con todos vosotros. A continuación podéis ver el collage creado por Amor de Pablo, basado en Rayuela, de Julio Cortázar:

taller-de-escritura-malaga-collage-2

Y aquí tenéis el collage de Mª Luz Jurdao, inspirado en La historia interminable, de Michael Ende:

taller-de-escritura-malaga-collage-3

Finalmente, el collage de Pilar Valderrama, un homenaje a Edgar Allan Poe y su relato Retrato oval:

taller-de-escritura-malaga-collage-1

Desde luego, hay mucho talento e imaginación en nuestro taller 🙂

El método de nuestros talleres de escritura

Tras más de una década de impartir y tutorizar talleres de escritura, hemos conformado un estilo didáctico abierto y respetuoso, basado en la sinergia entre el desarrollo individual y la interacción del grupo. Con ello, se crea un ambiente propicio donde fluye la creatividad y el entendimiento, en el que todos aprendemos de todos.

Cada persona tiene su propio ritmo y forma de escribir y el objetivo de los talleres literarios de mitad doble es potenciar su perspectiva única e irrepetible de la escritura, animándola a compartir su visión con el grupo e incitándola a escribir mediante el conocimiento y la práctica de herramientas y técnicas literarias.

Muchas de las personas que han participado en los talleres que hemos impartido han publicado sus textos en la revista Mitad Doble o en la editorial Mitad Doble ediciones; aquí tienes un ejemplo de un libro publicado en nuestra editorial por uno de los alumnos del taller. Además, al final del curso académico editamos un libro con trabajos realizados por los alumnos.

talleres-de-escritura-creativa-malaga

En mitad doble tienes cursos y talleres de escritura creativa para iniciarte, evolucionar o profundizar en el apasionante mundo de la creación literaria. Si te interesa participar en los talleres ponte en contacto con nosotros, escribiendo a hola@mitaddoble.com, donde te informaremos gustosamente o concertaremos una cita para vernos.

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: frase pintada en la fachada de la tienda Scrappiel, c/Andrés Pérez, Málaga).

Escribir es compartirnos

talleres-escritura-creativa-de-malaga

Escribir es crear. Cuando nos sentamos frente al ordenador y comenzamos a teclear, el mundo desaparece, el universo se revela. No hay límites al pensamiento, a la imaginación: si escribimos que en un lugar de la Mancha hay un hidalgo que lee muchos libros, allí está. Podemos adoptar otra idea y sumergirnos en las deducciones de un peluquero que resuelve desde su celda casos policíacos o meternos en la piel de un perro que es raptado y conducido a Alaska: todos caben en la página, solo es cuestión de elegir un tema, un personaje, sus acciones. Y así, tras la chispa de una idea, sigue el desarrollo de la misma, las correcciones, las sorpresas que se encuentran por el camino (los personajes te hablan, adquieren vida propia)… y por fin, el fin. Y vuelta a empezar. Crear historias es vivir muchas vidas.

Se podrían decir muchas razones y motivos que satisfacen de esta labor, pero fundamentalmente es una: se hace porque apasiona. Y la pasión no se puede explicar, aunque sí transmitir. Es necesario compartir esta pasión, conversar con otras personas sobre el acto creativo, las técnicas que nos permiten llegar más lejos o expresarnos con más precisión, las estructuras que otros han desarrollado antes que nosotros. También es sanísimo compartir el lado menos atractivo del proceso creativo, sus momentos difíciles: la falta de inspiración, las renuncias, los bloqueos; y cómo no, conversar durante horas de autores, de textos, de corrientes literarias… discrepar, descubrir, ampliar nuestros horizontes. Y vuelta a empezar. Compartir historias es sentirse cerca de los demás.

@augusto_lopez, monitor del taller de escritura creativa de Mitad Doble  (Málaga, España).

¿Quieres conocer el espacio donde damos nuestros talleres? Te invitamos a descubrir la librería Proteo.

(Fotografía: Frase  en una pared de c/ Arco de la Cabeza, Málaga).

Brevísima historia del cuento

No se sabe con certeza qué expresión artística nació primero, si la poesía o la narrativa. En el taller de escritura, las opiniones que recogemos de los alumnos son diversas. Vamos a arrojar un poco de luz en este asunto.

La poesía, unida durante milenios indisolublemente a la música, pudo ser el mejor modo de empezar a transmitir sensaciones y sentimientos. La narrativa fue muy eficaz en la transmisión de experiencias y en el desarrollo de la imaginación del ser humano.

Lo que es indudable es que el cuento, fue una de las primeras manifestaciones literarias de la humanidad: quizás por ello es el formato preferido en el taller de escritura para iniciarse a escribir. A la luz del fuego, en las noches de invierno, la tribu escuchaba a la persona más capacitada para contar historias (y también para adaptarlas o modificarlas según las circunstancias) y de esta forma, su memoria colectiva iba transmitiéndose y enriqueciéndose en cada generación. En muchos aspectos, la narrativa oral y su primer formato, el cuento, ha contribuido en gran parte a nuestro progreso como especie.

Más adelante, el cuento adquiere gran importancia, y es el humilde origen de los mitos religiosos. A través de él, se expresa la sociedad en donde surge, y las primeras civilizaciones –Mesopotamia, Egipto, la India, China-, nos han legado sus colecciones de cuentos. En la Grecia clásica y Roma, se siguen escribiendo y oyendo cuentos, así como en la Edad Media y el Renacimiento.

taller-escritura-malaga-4

Con la llegada de la imprenta, el cuento se populariza aún más, y en los siglos XVII y XVIII sigue floreciendo. Con la llegada del siglo XIX se producen recopilaciones de cuentos populares, y los escritores –desde Bécquer a Zola- lo tienen como un género predilecto. En el siglo XX, el cuento sigue pujante, conociéndose en la actualidad como relato –quizás para diferenciarlo del cuento popular- y en el siglo XXI es uno de los géneros más importantes.

El cuento o relato acompañará, con toda seguridad, a lo largo de toda su existencia a la humanidad.

DEFINICIÓN DE CUENTO

Según la RAE, el cuento (del lat. compŭtus, cuenta) o relato es una narración breve de ficción. Esta definición es tan sencilla como acertada, y habla de sus tres principales características:

Es una narración: los hechos que acontecen son contados o relatados.

Es breve: esta característica es una de las que define al relato frente a otros formatos, como la novela. Un cuento necesariamente ha de ser corto, si bien el concepto de brevedad es muy relativo.

Es ficción: el relato no es periodístico o ensayístico; aunque esté basado en la realidad, el relato es esencialmente producto de la imaginación.

Existe cierta polémica entre los términos “cuento” y “relato”, pero realmente son conceptos sinónimos.

Artículo redactado por Augusto López, monitor de los talleres de Mitad Doble.

(Fotografía: Escaparate de la tienda Scrappiel, c/Andrés Pérez, Málaga).